Noticias

PROCESO PARA VER NUESTRO ROSTRO MÁS JOVEN GRACIAS A NUESTRO PLASMA EN SANGRE

Los años no pasan en vano y no queremos ver el paso del tiempo reflejado en el espejo

A medida que el reloj avanza, nuestra piel también se hace mayor. Mirarnos a un espejo y aceptar que el tiempo deja huella no es la única solución: los factores de crecimiento plaquetario son pequeñas proteínas que se encuentran en las plaquetas de la sangre y se utilizan para rejuvenecer el rostro.

Los Factores de Crecimiento Plaquetario (FCP) son pequeños fragmentos de proteínas que se encuentran en las plaquetas y son capaces de estimular la acción de los fibroblastos (las sustancias que constituyen fundamentalmente la dermis) regenerando y reparando los tejidos.

Los Factores de Crecimiento Plaquetario se pueden aplicar principalmente para rejuvenecer la cara, el escote y las manos,“fundamentalmente se utiliza para el rejuvenecimiento del rostro”.

EL PROCESO: Sencillo y seguro

1.    Extracción de una pequeña muestra de sangre de entre 5-10 cc (como la que se obtiene cuando acudimos a hacernos un análisis). La sangre es siempre del propio paciente.

 

  1. Centrifugado de la muestra a 2.000-4.000 revoluciones por minuto durante aproximadamente 10 minutos. Para ello se mezcla la muestra de sangre con cloruro cálcico de manera que hace que se precipite y se separe en dos partes visiblemente detectables: la inferior de color roja (los glóbulos rojos) y una superior de color amarillento formada por las plaquetas (de donde se obtienen los FCP). “el tiempo y las revoluciones a las que se centrifuga la muestra pueden variar en función de si se quiere obtener más líquido o más espeso: a más tiempo y más revoluciones quedará más líquido. Para las infiltraciones en rostro es mejor que quede más líquido, mientras que para aplicar sobre cicatrices o como hidratante ha de estar más espeso, como si fuese un coágulo”.

 

  1. Con la ayuda de una pipeta se extrae la zona sobrenadante que contiene las plaquetas y después utilizando la técnica de la mesoterapia se inyecta en las zonas que se quieren rejuvenecer.

 

La mesoterapia consiste en la introducción directa de los Factores de Crecimiento Plaquetario en los lugares donde se pretende mejorar la dermis, con la ayuda de una pistola virtual o una pequeña aguja fina. El tratamiento se divide en sesiones; una sesión mensual, y posteriormente una sesión de recuerdo cada seis meses. La duración de cada sesión es corta: “la extracción suele durar medio minuto, la centrifugación de la sangre diez y la infiltración mediante mesoterapia alrededor de  quince. Por lo que el proceso global de un sesión suele oscilar entre 20-30 minutos”,

 

¿LOS RESULTADOS DEL TRATAMIENTO? 

 

Esta técnica mejora la calidad de la piel, la firmeza de la misma y su aspecto. Se logra una piel más joven y turgente al aumentar el grosor de la dermis y mejorar la acción de los fibroblastos.

 

Ya desde la primera sesión se puede lograr una discreta mejoría en cuanto a la luminosidad, el tono, la firmeza y el tacto de la piel. A los tres meses los resultados son más apreciables y el rejuvenecimiento más evidente: se regeneran los tejidos, aumenta el grosor de la dermis y la piel está más elástica y lozana.

Hoy en día tanto mujeres como hombres se someten a tratamientos de belleza, pero los Factores de Crecimiento Plaquetario se aplica mayormente en mujeres entre los 45 y los 50 años.

Sin riesgos y combinado con otros tratamientos

Es un tratamiento absolutamente seguro ya que se utiliza siempre el propio plasma del paciente por lo que no existe riesgo de alergias, rechazo o infección. Se debe realizar en unas condiciones adecuadas y con un especialista preparado”, afirma el dermatólogo.

 

El avance que supone la aplicación de FCP para el rejuvenecimiento de la piel se encuentra en que se puede realizar una mesoterapia realmente eficaz que hasta ahora no se había conseguido con unos resultados evidentes en la mejora del grosor de la dermis y la elasticidad de la piel.

Se recomienda que se complemente con otros tratamientos como la toxina botulínica, los láseres de rejuvenecimiento o los rellenos de ácido hialurónico.

 

Si no queremos ver el reflejo del paso del tiempo, ya sabemos, un arsenal de posibilidades están a nuestro alcance para conseguir una piel rejuvenecida.