Noticias

Mascarillas en quilates, tratamiento facial

Uno de los novedosos tratamientos en el área facial son las máscaras o mascarillas de oro y como todos sabemos; para aplicar cualquier máscara en el rostro, se debe aplicar posteriormente a una buena limpieza de cutis.

Gracias a su efecto reparador, energizante y antifatiga, y a sus propiedades antiinflamatorias, estimula la circulación sanguínea eliminando los signos de cansancio como las ojeras. Rico en oligoelementos el oro da a la piel un aspecto radiante e hidratado; logra reducir las arrugas atenuando las líneas finas de la piel, otorgando un tono uniforme al rostro y mucha luminosidad. Es ideal para realizarla cada 7 o 15 días y con un mínimo de 4 sesiones para disfrutar los resultados. Para potenciar el efecto del oro, la mascarilla facial se puede enriquecer con otros minerales como cobre, zinc, magnesio, y colágeno para ganar elasticidad, además de nutrientes naturales como miel o leche. Éstas pueden presentarse en forma de láminas, crema o mascarillas. El uso de esta máscara facial es variado, pero se centra, básicamente, en tres direcciones estéticas: energizar el rostro, combatir y reducir las arrugas y acciones rejuvenecedoras. Por ello, es recomendable aplicar el tratamiento a partir de los 40 años. La revolución de los tratamientos faciales entre las celebrities ha llegado de la mano de las mascarillas de oro, las cuales se han erigido como el gran aliado para combatir los signos del envejecimiento y mantenerse joven. Entre sus beneficios, debemos destacar: El efecto antiage, Devuelve el brillo y la luminosidad al rostro, tonifica y devuelve la firmeza a nuestra piel, ayuda a disimular arrugas y reduce las líneas de expresión, su poder energizante ayuda a revitalizar la piel y su poder humectante la nutre; además estimula la circulación sanguínea y actúa como una barrera protectora sobre el rostro.